EXCLUSIÓN: La peor pesadilla de Monotributistas

Sin lugar a dudas, la exclusión del régimen simplificado es la sanción más grave que suelen sufrir monotributistas. Una a una, detallamos sus causales y te contamos cómo evitarla.

¿De qué se trata?

El Monotributo es un Régimen Simplificado de Excepción, lo cual debe entenderse como una especie de “privilegio” al que pueden acceder ciertos pequeños contribuyentes.

En comparación con el Régimen General, por el cuál debe tributarse Autónomos ($5.000 aprox), IVA (21% sobre Valor Agregado) e Impuesto a las Ganancias (Hasta 35% de tu resultado neto), el Régimen Simplificado resulta muy económico para la mayoría de los pequeños contribuyentes.

Esta sanción impide regresar al Monotributo hasta transcurridos 3 años calendario desde la fecha de exclusión.

Por ello, la exclusión del régimen resulta altamente perjudicial para el bolsillo del emprendedor, teniendo en cuenta que aumenta considerablemente su carga impositiva, a la vez que deberá afrontar mayores honorarios profesionales, atento a la complejidad que requieren dichas presentaciones.

¿Cómo evito quedar excluído?

Es importante conocer cuáles son las causales que AFIP puede utilizar para excluir a un contribuyente. Son numerosas, y es fácil perderlas de vista, por lo cuál recomendamos tener siempre a mano este post..

1. Obtención de Ingresos (o Depósitos Bancarios)

Es la causal más común, y una de las pocas que casi todos los Monotributistas conocen. Si el monto de ingresos (o depósitos bancarios) supera la categoría máxima (Actualmente es H para Servicios, o K para venta de productos), AFIP podrá determinar la exclusión.

Es importante considerar que cualquier depósito podría ser utilizado para excluirte, aunque los mismos no sean ingresos (ej: cobranzas por cuenta de terceros, como las que realizan las inmobiliarias). Si bien existe la posibilidad de armar una defensa, la misma tendrá pocas posibilidades de éxito toda vez que los depósitos sean de terceros, y no exista documentación para respaldar que los mismos no corresponden a facturación omitida.

2. Superficie afectada, Costo de alquiler o Consumo eléctrico

Es importante controlar que dichos parámetros no superen la categoría máxima, según se trate de venta de bienes o servicios. Caso contrario, corresponderá la categorización como Responsable Inscripto.

3. Precio Máximo Unitario de Venta

Es una de las causales menos conocida. El hecho de haber realizado UNA sola venta cuyo precio unitario supere el máximo previsto (Actualmente $29.119) puede resultar suficiente para disparar la exclusión. Por si queda alguna duda, los invitamos a chequear esta lamentable historia.

“Mis días se transformaron en un infierno”

Mercedes Berisso

4. Realizar compras o gastos personales

En caso que AFIP detecte compras, o gastos personales superiores a la categoría máxima disponible, puede proceder con la exclusión. Recordamos que con el avance de la bancarización de operaciones, así como con la obligatoriedad de emitir factura electrónica, es muy fácil para el fisco obtener esta información. Podés consultar qué sabe de vos desde el servicio NUESTRA PARTE, accediendo con clave fiscal.

5. Realizar Importaciones de Bienes o Servicios

Si bien actualmente es muy común que cualquier emprendedor realice importaciones de Servicios (ej. Servicios de Publicidad, o contratación de freelancers en el exterior), no conocemos casos en los cuales se haya determinado exclusión del régimen por esta causa.

6. Realizar más de 3 Actividades o Poseer más de 3 Locales

Es muy importante contar con asesoramiento profesional a la hora de proceder con altas impositivas o al realizar modificaciones de datos, para no cometer errores que puedan lamentarse a futuro.

7. Prestar Servicios, con categorización para Venta de Productos

Si tu actividad es de Servicios, recomendamos chequear si te encontrás correctamente categorizado. Podés encontrar información en este link, aunque seguramente sea mejor consultarlo con tu profesional de confianza.

8. Realizar operaciones sin facturar

Es muy común que los monotributistas SUBFACTUREN sus operaciones, pretendiendo así pagar menores impuestos. Esta práctica es Altamente Riesgosa, en especial cuando las mismas se cobren por medios electrónicos de pago, como MercadoPago, Transferencia o Posnet.

El costo derivado de una exclusión puede ser muy superior al que podría implicar pasar a una categoría más alta, o abonar un porcentaje mayor en concepto de Impuesto sobre los Ingresos Brutos.

9. Realizar compras o gastos del negocio

Al igual que ocurre con los gastos personales, pero con un límite inferior: 40% del máximo de Ingresos para Servicios, u 80% en el caso de Venta de Bienes.

10. Quedar incluido en el REPSAL

Dicha inclusión es aplicada a aquellos Empleadores que hayan sufrido Sanciones por incumplimientos Laborales.

Conclusión

Si bien por la pandemia COVID-19, se encuentran suspendidas las exclusiones de Monotributo, las mismas podrán ser aplicadas de forma retroactiva por períodos no prescriptos (+ 5 años hacia atrás).

Es muy importante además de tener en cuenta estas causales, contar con un adecuado servicio de asesoramiento profesional, y así evitar incurrir en las mismas. El costo de incumplimiento puede ser sumamente alto, y hasta resultar terminal, para la vida útil de un emprendimiento.

Podés ayudar a tu emprendedor amigo compartiendo este POST y evitar posibles exclusiones.

¿Conociste a alguna persona afectada por esta sanción? Dejanos tu comentario

Deja un comentario

error

¿Querés enterarte de más novedades para emprendedores? Podés suscribirte acá:

Follow by Email
LinkedIn
LinkedIn
Share
Instagram
Abrir chat
Escribinos!